NUTRICIÓN DEPORTIVA

Suplementación y CrossFit: la mejor estrategia.

El CrossFit es un moderno y potente sistema de acondicionamiento físico que engloba varias disciplinas deportivas. Tiene la particularidad de que todos sus movimientos son muy funcionales y se ejecutan a alta intensidad. Hereda o adapta ejercicios de deportes clásicos como la halterofilia o la gimnasia deportiva, y los une con otros de nueva creación.

Algunas competiciones y sesiones de entrenamiento sistemático ya incorporan modalidades más aeróbicas como el running, la natación, el Skillmill y el remo, lo que hace más interesante y completo el trabajo con las vías metabólicas.

El CrossFit ha dejado de ser una moda pasajera para convertirse en una auténtica especialidad que llegó para quedarse definitivamente.

El entrenamiento más completo

  • Requiere menos tiempo que otros deportes. Una sesión de 40 minutos es suficiente para generar un buen estímulo.
  • Gastas menos calorías durante la sesión, pero quemas más grasa en total debido a la deuda de oxigeno generada (EPOC) que se mantiene casi 24 horas favoreciendo el consumo pasivo de grasa.
  • Aumenta las catecolaminas, facilitando la movilización de la grasa3.
  • Trabaja los tres sistemas energéticos (ATP, glucolítico y oxidativo) de manera simultánea, mejorando también la resistencia cardiovascular.
  • Genera mayor efecto EPOC quemando más grasa durante las horas posteriores al entrenamiento1.
  • Produce mayor pérdida de grasa corporal que un entrenamiento equivalente de cardio2.
  • Mejora la psicomotricidad, capacidades neuromusculares y la propiocepción ya que incorpora ejercicios complejos de calistenia (trabajo con el peso corporal) y de coordinación que estimulan nuestras capacidades neuromusculares.
  • Debido a la alta intensidad y el método non-stop tiene un componente cardiovascular que aumenta el gasto metabólico y la capacidad oxidativa maximizando cada minuto de ejercicio.
  • Tiene un importante componente de fuerza, aunque menos de los que parece.
  • Todo en conjunto genera un impacto metabólico positivo (es mucho más importante que la cantidad de calorías consumidas), lo que aumenta nuestra fuerza, coordinación, masa muscular y reduce nuestro porcentaje de grasa.

Leave a Reply

Your email address will not be published.